Cristina Iglesias

Cristina Iglesias

Cristina Iglesias

 

Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) pertenece a una generación de artistas que desde los 80 han trabajado la escultura en el campo de las instalaciones gracias a las cuales el artista agrega el espacio real a la obra. Interesada por la arquitectura, la literatura y la geología, el lenguaje estético de Cristina Iglesias se fundamenta en el uso de diferentes técnicas como el bajo relieve, el tapiz o la serigrafía y materiales como el hierro, el cemento, la resina… Explorar la idea de un espacio dentro de otro espacio donde el espectador se sienta completamente inmerso es uno de los temas recurrentes en la artista vasca que se refiere a sus obras como «espacios» y a su trabajo como «una provocación». 

 

La serie de Celosías, construcciones de pantallas de rejilla que crean estancias a escala humana, hacen constante referencia al espacio. Evocando las celosías árabes, Cristina Iglesias nos presenta  unos espacios que son simultáneamente refugio y cautiverio, un mundo de misterio y espacios ambiguos, de sombras y claridades que nos propone descubrir. En unas éste es un espacio cerrado, íntimo, que permite el acceso de la luz al interior al que uno puede asomarse, en otras el espacio es abierto incitando al espectador a entrar, a participar en el lugar. Cristina Iglesias califica a sus esculturas como “lugares para pensar”. 

 

 

Cristina Iglesias consigue en todos los ámbitos una expresividad propia. Sobre seda o cobre plasma las maquetas de sus piezas tridimensionales, con enfoques distorsionados y nuevas escalas. Las serigrafías, que parecen fotografías de sus instalaciones, confunden al espectador que guiado por la profundidad espacial pretende adentrarse en la obra y no encuentra continuidad en el camino. 

 

Sin título (Celosía), 1997.
Madera, resina y polvo de bronce.
260x220x250cm 
Tríptico XII,
Serigrafía sobre satén.
200×300 cm