Alumnos del taller "Sevilla es talento" 2014 - FundacionVMO
Fundación Valentín de Madariaga y Oya
18140
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-18140,tribe-no-js,,qode-theme-ver-7.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

ALUMNOS DEL TALLER “SEVILLA ES TALENTO” 2014

“De lo Efímero y lo Perdurable”, exposición resultado del programa Sevilla es Talento 2014, pretende ofrecer las creaciones de doce jóvenes artistas que están emergiendo en el panorama artístico actual. En ella, se muestra la necesidad del ser humano de someter su transitoriedad, testimoniando el paso del tiempo por la vida, con un interés por dejar huella en la conciencia colectiva, para así quedar en lo perdurable.

El hombre, en su plena conciencia de lo finito de su tiempo ha intentado conseguir, de alguna manera, ser eterno. Lo hace a través de sus hechos, de sus escritos, pero sobre todo, a través del arte. Es una forma de no querer morir del todo, y por eso, existe ese afán por dejar huella. Sin embargo, esa eternidad también es efímera. Sabemos que podemos dejar constancia de nuestra existencia, pero incluso eso , no es perdurable. Aun así, nos empeñamos en usar las palabras y las obras como herramientas para alcanzar lo eterno.

Algunos autores han querido ver en lo público la forma de la eternidad; es decir, hacer lo privado común a toda la humanidad es lo que hace que las cosas permanezcan en la memoria colectiva, y por tanto, se convierten en eternas. Podría decirse, pues, que la historia se caracteriza por el eterno afán de ser perdurables. En los distintos momentos esa búsqueda ha sido diferente y los resultados han sido distintos. Tanto es así que, acercándonos a nuestro tiempo, en el siglo XX , aparece una confrontación de la permanencia y el cambio que conlleva el progreso, llegando hasta nuestro días, momento de lo efímero por excelencia, de una sociedad consumista donde incluso en el arte, se puede observar un nuevo movimiento, nuevas formas de arte, arte del momento, performance que sólo duran instantes, u obras que recurren a la propia desaparición del objeto.

Por tanto, nos encontramos con que los artistas quieren quedar en la memoria de lo eterno a través de sus obras, pero nada, ni la obra más perdurable, queda indemne al irremediable paso del tiempo.
Finalmente, no son nuestras obras, ni nuestros escritos lo que permanece, lo eterno son las ideas que quedan en la memoria de todos.

De todas estas ideas, surge el hilo conductor que enlaza las distintas obras que encontraremos en esta exposición. Obras que muestran lo efímero de un momento, y en las que incluso puede verse que incluso que aquello que creemos eterno va mutando de una forma tan lenta e imperceptible que a nuestros ojos parecen iguales siempre. Obras que pretenden ser eternas, pero de forma delicada y lenta, también serán efímeras. Obras que nos hacen ver momentos que, como fotografías, permanecen quietas en el tiempo y son eternas en nuestra retina.
Se trata así de una exposición finita en el tiempo pero eterna en el pensamiento de todo aquel que se pare a apreciarla.

Date

June 13, 2015

Categorías
Exposiciones Pasadas