Semblanza Fundador

VALENTÍN DE MADARIAGA Y OYA

Valentín de Madariaga y Oya, (Vigo 1930 – Sevilla 2002).

Doctor Ingeniero Industrial, consiguió compaginar a la perfección sus tres grandes pasiones:

 

  • La EMPRESA: Fue ante todo un hombre de empresa, con más de cuarenta años de trayectoria profesional. Dedicó su vida al estudio e investigación de las empresas en todos sus aspectos. Dos etapas:
    • Primera etapa, como empresario Consultor, fundó en 1966 Control Presupuestario, S.A., la primera consultora nacional abierta en España. Su enorme curiosidad, su incesante labor de INVESTIGACIÓN y la pasión que ponía en todo lo que trataba, le llevó a desarrollar un modelo de control económico que implantó con enorme éxito en cientos de empresas a lo largo de toda la geografía española.
    • Segunda etapa, como empresario Industrial, fundó en 1988 el Grupo MP, cuya principal actividad es: Diseñar, fabricar, instalar y mantener ascensores y escaleras mecánicas. Durante esta nueva etapa aplica el modelo en sus propias empresas. A lo largo de su vida fue mejorando y ampliando el modelo, en lo que sería el Sistema de Gestión Empresarial IMI (Ingeniería del Marco Institucional). El IMI en sí mismo es una Cultura Empresarial, pues produce una forma especial de entender la empresa, siempre basada en el SENTIDO y en el desarrollo de la SENSIBILIDAD de los directivos, donde DISFRUTAR TRABAJANDO se instituye como lema de la empresa, siendo fundamental para llegar a la Excelencia.

 

  • La CAZA: Realizó más de 200 Safaris. Ganó del premio Weatherby en 1977 (equivalente al Nobel de la caza) y reunió la mayor colección de caza mayor del mundo con más de 350 especies distintas.

 

  • La FAMILIA: A la que dedica todo el tiempo que puede y a la que nos trasmitió grandes valores propios de la FAMILIA EMPRESARIA:
    • Cultura y tradiciones: Los conocimientos adquiridos junto a los valores y principios asumidos por lo propietarios deben constituir un legado para las siguientes generaciones que formen auténticas tradiciones familiares que posibiliten la pervivencia de la empresa familiar.
    • Unidad y consenso: Una familia cohesionada en la que se mantenga el cariño entre sus miembros permite que predomine el interés general sobre el particular. Por este motivo se asume como objetivo primordial la unidad familiar. El consenso en la toma de decisiones otorga solidez a los proyectos. Ello no debe impedir discutir y discrepar en los foros adecuados.
    • La Profesionalización: La empresa familiar debe regirse por criterios estrictamente económicos por lo que debe estar regida por los mejores administradores y gestores. Los miembros de la familia no deben tener un trato privilegiado ni discriminatorio en cuanto a las condiciones de acceso a la empresa.
    • Compromiso de continuidad: Debemos adoptar las medidas necesarias para mantener el carácter familiar de la empresa y para que todos los miembros mantengan la propiedad.

 

La Fundación Valentín de Madariaga y Oya  honra la memoria del fundador del Grupo MP y asume el compromiso de difundir su legado teórico (el IMI) y desarrollar actividades de Responsabilidad Social Corporativa, singularmente en los campos de la cultura, la empresa y la sostenibilidad ambiental, temas que apasionaron a esta extraordinaria persona.

VALENTÍN DE MADARIAGA Y OYA
Valentín en familia

VALENTÍN DE MADARIAGA Y OYA, EMPRESARIO Y CAZADOR.